Ruth Ruiz

Editorial: ¿Leyes para qué?

Una de las propensiones más notables de los Estados débiles es creer fortificarse con las leyes. La intención fallida en esa pretensión es que la norma pueda suplir los vacíos que no puede llenar la voluntad colectiva.  El resultado es un Estado hiperregulado incapaz de generar por cuenta propia el …

leer más...