Esa es mi Policía

A pesar de su estigma, el policía dominicano es un héroe.

Su servicio no tiene hora, reparos ni circunstancias. Es policía, chofer, mensajero, jardinero, conserje, recepcionista, sirviente, proxeneta y confidente. ¿En qué lugar del mundo un funcionario, un exoficial o un empresario tienen a su servicio personal uno o más policías? Al policía promedio dominicano, semianalfabeto por definición, se le demanda un comportamiento escandinavo cuando a duras penas ha podido saltar las marañas de los arrabales para aceptar, más por subsistencia que por vocación, un oficio socialmente despreciado. Ese mismo policía, parido y criado en los nichos de la delincuencia, es el que, por deber, la tiene que combatir sin excesos y con prudencia, según los estándares y garantías del primer mundo.

¿Cuantos dólares exigirían nuestros genios de la opinión para hacer el trabajo de un policía por un día? Salir a la calle polvorienta y oscura, nublada de miedo y muerte, sin más pertrecho que el coraje y un arma; o enfrentar, con la rabia del hambre y el rigor del sol, las hordas del crimen para luego ser expulsado deshonrosamente por cualquier desliz.

¿Cuántos recursos se derrochan sin control ni conciencia en obras y proyectos inorgánicos mientras las reformas que precisan las instituciones básicas languidecen en la desidia? ¿Cuántas dependencias infuncionales, como el Congreso, cuentan con presupuestos desproporcionados frente a otras, como la Policía Nacional, que se quiebra, en medio de la inseguridad que nos arropa? Mientras en otros países la mayoría de los cuerpos policiales están sindicalizados y sus miembros hacen frecuentemente paros y huelgas, en nuestro país recientemente un raso fue sometido a vejaciones y amenazas por denunciar lo que está a la vista.

No debemos esperar milagros; hay que contar con esa Policía: la que hoy nos avergüenza o atemoriza, la que precariamente nos protege y la que ha convertido su supervivencia en una callada proeza de humillación. Mientras tanto, ayudemos a esa Policía a expresarse y a exigir lo que la insensibilidad política y la oficialidad privilegiada le han negado. Sin orden no hay seguridad y la Policía es la garantía ciudadana de ese orden, por más teorías que importemos y académicos que nos mareen.

(edición núm. 358, noviembre 2016)

Tambien podria interesarle

¿Cuándo nacerá lo nuevo?

La disputa implícita de nuestros tiempos es entre los que quieren convencernos de que andamos …