Edición núm. 396 | Septiembre-diciembre 2020

Resistimos hasta el agotamiento, pero la decisión es de los tiempos.  Con esta entrega Gaceta Judicial pone fin a una larga historia en papel: migramos al formato digital. Este anuncio significa un trance emocional muy fuerte, pero tarde o temprano tenía que pasar y… pasó.

La industria editorial periódica ha sido la más impactada con la digitalización. La cuestión no solo es de costes sino de las inabordables bondades de las plataformas digitales.

Cada vez que pensábamos en este día resultaba ineludible imaginar, ya con la nostalgia en pecho, los ejemplares de nuestra historia impecablemente ordenados y encuadernados por año ocupando un respetable espacio en las bibliotecas universitarias y de la mayoría de las oficinas de abogados del país.

No pocas veces abogados de las zonas más remotas me han mostrado, sin ocultar su agrado, la producción completa de la revista en sus anaqueles, compartiendo vecindad con los boletines judiciales como fuente obligada de consulta. Una vez tuve que ir a Pedernales en diligencias del oficio y un viejo abogado que me reconoció en el tribunal le sacó fuerzas a sus años para suplicarme que pasara por su oficina para tomarnos una foto frente a la colección encuadernada de la revista. La historia no termina ahí: tuve que autografiarle el primer libro de la colección.  Un abogado de Mao me dijo, exultado, que Gaceta Judicial es el “mangú” del derecho dominicano. No pocas veces he visto la revista en los solemnes estrados de los tribunales del país, como también he tenido que soportar la citas que a viva voz hacen abogados contrarios de opiniones de la revista para deslegitimar mis argumentos.

Sí, extrañaremos el paquete plastificado de revistas que llegaba cada mes a las oficinas, en ocasiones acompañando los recibos del agua o de la luz. Es parte de la riqueza cotidiana…, una costumbre que se marcha con resistencia.

Celebramos con esta entrega la historia de Gaceta Judicial en papel. Con ella abandona su textura sedosa, suave y manejable para residir en las pantallas electrónicas. Nos pueden encontrar en el sitio web www.gacetajudicial.com.do/biblioteca para acceder a un formato moderno, interactivo y funcional.  La historia continúa, ahora en otro espacio del que apenas nos separa la decisión de un clic.  Mientras, ¡adiós! Gracias por preferirnos. Siempre estaremos.

[Edición núm. 396, septiembre-diciembre 2020].