Gaceta Judicial en cuarentena

Les fallamos, pero no por voluntad intencional, sino por fuerza mayor, una condición que si bien en derecho nos exonera deja una pesada carga moral, más para una publicación con una historia ininterrumpida de salidas tan seguras como el sol.

Tenemos veintitrés años desafiando las contingencias más adversas en un mercado difícil, pero esta vez fue imposible cumplirles. El COVID-19 nos arrinconó.

La desconexión con los colaboradores, la dispersión del personal, la suspensión de las operaciones administrativas, la inoperancia de los servicios subcontratados y las rupturas de los canales de distribución nos obligaron a recogernos. Desconcertados y sin opciones, tuvimos que cerrar. Lo sentimos.

Con este número, que compendia el periodo omitido (marzo-julio), regresamos. Presumimos que nuestros lectores comprenderán las indeseadas razones de la ausencia y nos recibirán la excusa. Aquí estamos: debilitados, pero no rendidos; dispuestos a seguir, aun conscientes de las estrecheces y pruebas que nos aguardan.

El mercado editorial viene de una crisis muy anterior a la que agudiza la pandemia. Mantener una revista académica sin publicidad es casi filantropía. No pocos especialistas y gurúes en el negocio editorial nos han preguntado cómo sobrevivimos, más para una publicación periódica, especializada y en formato físico. La lealtad a nuestros lectores asoma como primera atención en las respuestas que damos. Sin ese valor no existiríamos. Nuestra misión no es preferentemente lucrativa. A pesar de eso, hemos visto nacer y morir revistas de todo tipo. Hemos sobrevivido. No esperamos tributos. Estamos conscientes de que como sociedad nos falta madurez para reconocer este tipo de esfuerzos.

Pretendemos redimir nuestra ausencia temporal con este ejemplar como señal de vida en medio del drama que nos trastorna. Gracias por su paciencia y comprensión. Retomaremos esta normalidad arrítmica llena de sorpresas, angustias y sobresaltos.

Es nuestro deseo que esta prueba termine y que la gracia de Dios nos permita seguir honrando nuestro compromiso de poner cada mes en sus manos o a la vista una Gaceta Judicial. Somos la mejor publicación jurídica de la República Dominicana. Gracias a ustedes.

[Edición núm. 394, marzo-julio 2020].

Tambien podria interesarle

¡Adiós, Cuquito!

Abordar la existencia de Cuquito es un ejercicio acrobático. Los que conocimos su historia seguimos …