Hasta un día

La República Dominicana reportó un crecimiento económico del 6.6 por ciento para el cierre del año 2016, el más alto de América Latina y del hemisferio occidental.

Este dato ya no es noticia. Hemos tenido un crecimiento promedio del 5.6 por ciento en los últimos veinticinco años. El aporte de ese crecimiento a nuestras condiciones de vida ha sido, en cierta medida, irrelevante. Acumulamos disfunciones y carencias estructurales inconmovibles; es más, algunas se han profundizado con el paso del tiempo. Una de ellas es la desigualdad social: un cuadro enfadoso que nos coloca entre las primeras treinta naciones del mundo.

En ese contexto la pregunta sería ¿para quiénes ha crecido la economía? La respuesta está asociada precisamente a esa relación asimétrica que trenza nuestro tejido social. La concentración de la riqueza en manos de pocos y el irracional desequilibrio en el ingreso constituyen condiciones inflamables que a la distancia de una ruptura social pueden ver avivada su combustión.

Lo grave es que los beneficiarios reales de ese crecimiento viven muy ajenos a tales riesgos, como si la sumisión social a esa realidad fuese eterna e imperativa. Creen que tal desafío incumbe solamente al Estado y que su única responsabilidad social es generar empleo. Ese núcleo social debe abrirse a mayores compromisos y sensibilidades que se correspondan con los beneficios y privilegios derivados de su participación dominante en la economía. Existen formas diversas y creativas de integración del sector privado en la agenda social del Estado y algunas claman por su asunción, como el salario, el empleo, la educación, la transparencia, la pobreza y la seguridad social, por solo citar las más afines.

Los beneficiarios reales del crecimiento deben retribuir a la sociedad con acciones y decisiones que mejoren sus condiciones institucionales de vida. Si no lo hacen por convicción solidaria, al menos por razones de sentido común: sería un atentando a la seguridad y estabilidad de sus propias inversiones este estado insostenible de iniquidad social frente a desbordamientos tan provocadores de ostentación como los que impone una economía de consumo para unos pocos. Tarde o temprano la tuerca se correrá. Estamos a tiempo para engrasar sus roscas.

(edición núm. 360, febrero 2017)

Tambien podria interesarle

¡Por fin!, una casa digna

No pocas veces me ha callado la vergüenza al traspasar el angosto vestíbulo que sirve …