Telecomunicaciones: un derecho fuerte

Nos complace presentarles este esfuerzo editorial colectivo dedicado al derecho de las telecomunicaciones, una de las especializaciones de mayor crecimiento y solidez en la República Dominicana. Pocas disciplinas han contado con un acervo normativo y jurisprudencial tan relevante como la que regula la prestación de los servicios públicos de las telecomunicaciones. Ese hecho no es casual y está asociado al importante aporte de la industria al PIB nacional y a la configuración del mercado en cuya dinámica concurren tres importantes actores: los prestadores, los consumidores y el órgano regulador. Un trípode de relaciones vivas y dinámicas. Esa compleja red de actores genera una actividad reguladora y administrativa profusa e intensa.

Las telecomunicaciones constituyen, sin duda alguna, uno de los más excitantes campos ocupacionales de la sociedad moderna. En este ámbito, la innovación tecnológica es constante y encuentra múltiples aplicaciones en el sistema técnico que forman las redes de telecomunicaciones. Estas condiciones generan oportunidades inéditas para desarrollar e innovar servicios en beneficio de la sociedad como un todo. La industria de las telecomunicaciones es denominada la “industria de las posibilidades”, en la medida en que crea oportunidades insospechadas para el desarrollo social en el más amplio sentido.

La particularidad del derecho de las telecomunicaciones de la República Dominicana, respecto de las otras regulaciones sectoriales, reside en el hecho de que sus objetivos de estudio y regulación han conferido al derecho positivo aperturas y avances institucionales importantes. El derecho de las telecomunicaciones dominicano es pionero en los siguientes avances: a) la apertura y establecimiento de un mercado de servicios con garantía sobre la inversión, antes, por ejemplo, que el organizado para los servicios financieros y notoriamente más eficaz que aquel que regula el servicio energético; b) en establecer una carga contributiva destinada a subsidiar el derecho fundamental a la comunicación del ciudadano de menores ingresos, con resultados de optimización cuantificables y anteriores a otras iniciativas similares como, por ejemplo, el régimen de subsidios en materia de seguridad social o el de combustible de uso doméstico; c) en proponer el primer régimen jurídico de promoción y defensa a la competencia en el derecho dominicano; d) en organizar una plataforma normativa, operativa y procesal orientada a tutelar los derechos económicos, de salud, seguridad, confidencialidad y representación de los usuarios de los servicios de telecomunicaciones sin precedentes, de similar eficacia en el derecho de protección al consumidor.

Saludamos la joven, dinámica y moderna visión que encarna Nelson Guillén como nuevo presidente del Indotel, un profesional de envidiable formación técnica comprometido con una misión clara y firme para colocar al órgano regulador en la ruta de su más alta consolidación institucional. Era tiempo. Enhorabuena.

Gaceta Judicial agradece el aporte de contenido de todos los colaboradores en esta edición especial bajo la coordinación de una de las especialistas más acabadas en la materia con que cuenta la República Dominicana: Luz Marte, quien se convirtió prácticamente en nuestra editora asociada.

Ponemos esta entrega en sus manos en la seguridad de que enriquecerá el debate de temas críticos y actuales.

[Edición núm. 385, mayo de 2019].

 

Tambien podria interesarle

¿Pueblo?

Para el científico social y político checo Karl Deutsch pueblo es “un grupo de personas …